Seguidores

viernes, 21 de enero de 2011

Y te otorgo hasta mi último aliento...


Llámame egoísta por querer tenerte aquí a mi lado un segundo más, llámame egoísta por querer deleitarme con tu aroma otra vez, llámame egoísta por quererte, llámame egoísta por odiarte… Llámame egoísta una vez más por suspirarte, llámame egoísta por anhelarte, llámame egoísta y acaríciame con tu fino y bello tacto una vez más… Llámame egoísta por no querer soltarte y dejar que te marches, llámame egoísta por retenerte, por llenarte de besos y colmarte de flores y halagos… Llámame egoísta por imaginarte, llámame egoísta por soñarte, llámame egoísta porque seas la protagonista de mis sueños húmedos, y de los cálidos también… Llámame egoísta por reclamarte, por añorarte, por querer tenerte entre mis brazos hasta el amanecer…
Llámame egoísta por mentirte, no te quitaré la razón, tampoco recaeré, palabra de honor, llámame egoísta, o capullo, o imbécil, o lo que te venga en gana, llámame egoísta con ese desparpajo tuyo, pero sobre todo, y en esto soy irreducible, llámame egoísta y prométeme que no te irás... Yo permaneceré aquí siempre, pensándote…

1 comentario:

  1. Te estás superando día a día y eso em encanta. Cada día escribes mejor, me emocionas más y logras que comprenda antes lo que quieres decir. Felicidades tonto =)

    ResponderEliminar