Seguidores

miércoles, 6 de abril de 2011

Cambiaría todo por estar a tu lado en estos instantes...


Una noche más eres la protagonista de mis relatos, una noche más que tampoco duermo… Porque cuando te paseas curiosa por la nube de mis pensamientos, me vuelvo puro insomnio; porque cuando apareces dejo de ser yo para convertirme en el mejor explorador cuando me aventuro por las zonas más ocultas de tu cuerpo. Una noche más que maldigo mis pensamientos…
Después de largas horas de vueltas en cama me levanto un tanto aturdido y acalorado, abro la ventana y me dedico a otear las estrellas, la noche está de ojos abiertos y soy el único superviviente en esos momentos… Tras interminables cigarros y efímeros bostezos caigo rendido ante el cansancio y me sumerjo en lo más profundo del mundo de los sueños y allí estás tú, mi intrusa onírica favorita. Cruzamos miradas, jugamos al despiste intentando evitarlas, pero siempre se acaban cruzando en el mismo punto. Luego me sonríes mientras te alejas grácilmente, induciéndome a que vaya detrás de ti, te seguiría hasta el mismísimo infierno si hiciera falta… Te contemplo mientras caminas, con esos andares que conducen al delirio, te detienes, me acaricias sensualmente como lo hiciste la última vez. Me miras fijamente pidiéndome guerra y te devuelvo la mirada pensando “cariño, comparado con esto, la guerra será cosa de niños…”, sólo que esta contienda no entiende de bombas y misiles, si no de gemidos y arañazos, sudores y gritos, hasta que los cuerpos aguanten…
Me levanto sudoroso y acelerado, vuelvo a abrir la ventana y no sé si el cansancio que me hace delirar… Pero en el firmamento contemplo tu inicial, perfectamente legible, con una bonita caligrafía, como si alguien ordenara las estrellas con riguroso orden. Me fumo el último cigarro mientras me despido de la noche susurrando “Cambiaría todo por estar a tu lado en estos instantes…”

2 comentarios:

  1. profunda la entrada, pero genial :)
    gracias por pasarte !
    Saludos

    ResponderEliminar